¿Qué es el hiperapego en perros? Si durante el confinamiento por la COVID-19 o coronavirus has adoptado a un perro, es probable que tengas este problema. De hecho no son pocas las personas a las que les pasa.

Trabajan online con su perro al lado y lo tienen todo el día pegado. En este artículo encontrarás una alternativa positiva para conseguir que se desenganche.  

En parte es un tema que ya he desarrollado antes cuando hablaba sobre la dependencia emocional en perros, que también te recomiendo leer, pero creo que es interesante que hoy abordemos qué es exactamente el hiperapego en perros y qué puedes hacer AHORA para remediarlo.

Cuando el apego pasa a ser hiperapego

El apego o el tener un vínculo con tu perro es algo positivo, y suele surgir durante su etapa de cachorro, pero se convierte en un problema cuando el perro convierte al cuidador o tutor en su refugio emocional. El hiperapego canino hace que dependa de tu presencia para sentirse bien.

Obviamente, esto no es compatible con nuestro modo de vida.

El hiperapego del perro ocurre porque durante la socialización, que es un momento crucial para el perro –porque aprende lo que es normal en su entorno– no le has enseñado a estar solo. Es normal que si has convivido con él durante muchos meses sin salir de casa el perro acabe creyéndose que siempre estarás ahí, y como tiene ciertas creencias, es entonces cuando empieza a desesperarse al ver que desapareces.

Esto es muy desagradable para él, igual que para ti. No tenéis porqué seguir así, sigue leyendo para acabar con este problema.

Si leyésemos el libro Desapegarse sin anestesia de Walter Riso, que está más pensado para la psicología general, aunque es aplicable, veríamos que el apego significa que una persona o animal inteligente tiene 4 posibles creencias sobre para qué eres indispensable:

  • Ser feliz
  • Le das seguridad
  • Das sentido a su vida
  • Serás algo permanente (es decir, nunca te irás de su lado)

Obviamente, tú vas a ser una fuente de felicidad y seguridad, y puede que en parte le des un sentido a su vida, pero lo que no está bien es que entienda que eres algo permanente. Algún día tienes que desaparecer por la puerta y poder volver al cabo de unas horas, si quieres seguir con tu vida normal.

Con esto, puedes ver que un perro que está todo el día con el dueño no tiene porqué ser algo bueno. Las emociones deben ser equilibradas, y esto es uno de los pilares básicos de su bienestar.

Es hora de destetar a tu perro y enseñarle que es completamente capaz de sobrevivir estando a solas. Será algo positivo para él, ya que representará una mejora de su confianza en sí mismo y sensación de seguridad, todo el tiempo.

Cómo romper el hiperapego

La mejor forma de romper o acabar con el hiperapego en perros es el hábito o la costumbre. Otra forma sería convirtiéndote en alguien desagradable y negativo para él, con el castigo tradicional, pero no es algo que los amantes de los animales deseemos ni debamos hacer.

Debemos conseguir que el perro aprenda a gestionar sus emociones cuando se queda a solas. No hace falta usar premios, ya que nuestra vuelta es un gran premio para él (sería redundante volver a casa y darle premios).

Prueba este ejercicio y verás como logras resultados, antes de lo que te esperas:

  • Vete 1 minuto de casa, haz como siempre que te vas a ir de casa. Simplemente, despídete del perro, ponte el abrigo, el bolso y vete.
  • Aléjate mucho de la puerta, que el perro no pueda oírte ni olerte. Piensa que tienen los sentidos mucho más agudos que los nuestros.
  • Cuando pase el minuto, vuelve a entrar en casa como si llevaras horas sin volver y saluda a tu perro con alegría, hazle cariñitos y volved a la vida normal.
  • Repite este proceso varias veces a lo largo del día.

La cuestión aquí no es engañar a tu perro (una estrategia que no recomiendo), sino demostrarle que siempre vuelves. A un ritmo acelerado. La clave está en que la experiencia no sea estresante ni difícil para el perro y que salga de ahí antes de que se convierta en desesperante. Hay mucha gente que no entiende que 5 minutos pueden ser una vida para un perro, y más cuando está la ansiedad de por medio.

Cuando hagas varias sesiones con este corto tiempo estaría bien que evaluases qué hace tu perro, a través de alguna cámara de vigilancia como esta. Si ves que se relaja porque ya entiende de qué va la cosa, es hora de pasar al siguiente nivel.

OJO: En el caso de que el perro no se relaje, no abandones, prueba a hacer 15 o 30 segundos, haz que sea muy fácil para él. He conocido un caso en el que teníamos que empezar con 1 segundo, pero acaba saliendo bien.

Ten paciencia y verás los resultados

Pasa a los 2-3-5 minutos y repite este sencillo ejercicio. Al principio le costará mucho pero entenderá que es exactamente el mismo concepto.

Según mi experiencia, aunque cada perro es un mundo, cuando logras los 15 minutos el perro ya empieza a desconectar. Esto significa que muchos perros soportan bien quedarse solos a partir de los 15 minutos si ya han superado esa barrera. Puede que a tu perro le haga falta repetir el ejercicio con tramos más largos. De nuevo: ten paciencia.

Al final, tu perro aprenderá a estar más tranquilo en tu ausencia y ¿sabes qué significará eso?

CALIDAD DE VIDA PARA TODOS

Vale la pena, hazme caso.

Prácticas buenas en casa

Durante nuestra estancia en casa podemos hacer mini-ejercicios para ir reforzando el concepto de poder estar solo.

En pequeños momentos donde veamos la oportunidad, debemos hacer como la madre haría con sus cachorros: hay que dejarlos a solas un ratito de vez en cuando. Puede ser mientras come o cuando nos vamos al lavabo. Aunque hayamos llegado a los 5 minutos con éxito está bien irnos 20 segundos al baño con la puerta cerrada, o alejarnos del cuenco para ir al comedor cuando el perrito come.

Poco a poco verás resultados, créeme. Te animo a irme contando por Instagram cómo te va. Me llena de felicidad ayudar a la gente con todo tipo de problemas.

¡Un abrazo perruno!

Artículo original publicado en trufitas.com

La idea para este artículo ha surgido a raíz de un comentario que he visto por Instagram, de @solosoygab, cuyo problema es exactamente este. También he estado ayudando a otros como @fiorebalparda y @prathayan, que preguntaron lo mismo. Espero que te haya servido mi pequeña guía sobre cómo tratar el hiperapego, ya que es muy jodido.

Ya sabes dónde encontrarme, ¡y si quieres estar siempre al día sobre el mundo del perro puedes suscribirte también! Es gratis y te regalaré un libro por un tiempo limitado, cuando lo publique. Estoy al 80% en el libro sobre gatos y me muero de ganas por regalarte pronto una copia

¡Nos vemos!