El efecto de la generosidad en el SEO

Un artículo que va más allá del SEO, porque la forma en la que creamos contenido dice más sobre nosotros de lo que creemos...

El efecto de la generosidad en el SEO

Creo que no se habla suficiente sobre la ética y la generosidad en el SEO.

Esto que vas a leer no es sobre SEO, sino sobre las personas que hay detrás de un contenido y cómo la mentalidad de cada uno puede ser decisiva en los resultados que se obtienen. Todo esto lo he aprendido con mis clientes, sobre todo como redactor freelance.

Antes de nada, quiero dejar bien claro que yo tengo dos maneras de crear contenidos:

  1. Busco una palabra clave y parto de su intención de búsqueda para escribir un artículo que la resuelva lo mejor posible. Esto es lo que hago cuando escribo para otros, siempre que sean artículos pensados para el SEO.
  2. Parto de una idea que me sale de dentro, que necesito comunicar como sea y paso de la parte SEO. Esto lo aplico más a mis propios proyectos, donde puedo dar rienda suelta a mi creatividad.

El segundo caso se aplica solo cuando tengo una idea que no puedo sacarme de la cabeza y creo que va a aportar valor a otros, pero no hay palabras clave que estén relacionadas. Acabo publicando igualmente ese contenido, porque sé que si no me sentiré como si me estuviera fallando a mí mismo.

Este artículo es del segundo caso. Realmente pienso que los artículos no tendrían que escribirse para posicionar, sino porque tienes algo que decir (pero hay que comer, claro).

La tendencia a buscar la trampa

Como redactor SEO me he encontrado de todo, y hay un patrón en la mentalidad de muchas personas que empiezan.

Cuando aún ignoras cuáles son las normas (posibles penalizaciones) y tendencias en el SEO es normal sentirse atraído por las estrategias cortoplacistas. Al fin y al cabo, son una promesa de que conseguirás grandes resultados en poco tiempo.

¿Qué hay más atractivo que eso? ¡Viva los resultados inmediatos o sin esfuerzo!

Muchos se aprovechan de esta ignorancia inicial sobre el SEO y venden formaciones o incluso servicios bajo el dicho de hackear a Google, reforzando un tipo de prácticas que no nos llevan a ningún lado, al menos no a largo plazo.

Esto también se podría catalogar como black hat, y sí que puede aportar resultados inmediatos, pero, ¿cuánto durarán?, ¡porque nadie te dice que te acaban pillando más pronto que tarde!

Es una trampa. Nadie da duros a cuatro pesetas.

La mentalidad del «lo quiero todo ahora y todo para mí» (cortoplacismo y egoísmo) son dos síntomas del novato en el SEO y también de la vieja escuela. Es lo que provoca muchas prácticas que empeoran la experiencia en internet (Google lo sabe):

  • Creación de contenidos automáticos, como el spintax.
  • Contenidos creados con inteligencias artificiales para posicionar sin esfuerzo.
  • Enlaces escondidos o intrusivos, que no tienen nada que ver con el contenido.
  • Ausencia de enlaces al exterior para que el usuario «no se escape», y si hay enlaces externos, que todos sean nofollow para «no perder autoridad».
  • Contratación de redactores a un precio bajo, esperando una calidad alta. A menos que tengas la suerte de encontrar novatos con talento que aún no valoran su potencial (que los hay) te encontrarás verdaderos chascos y mucho plagio. Esos disgustos salen muy caro...

Está claro que a cualquiera le gustará obtener resultados en poco tiempo, pero ¿a qué coste?

Por mi experiencia, una web que ha ido haciendo chapuzas, trampas y toda esta clase de manipulaciones para engañar al buscador siempre sale perdiendo… y si no, dale tiempo. Ten en cuenta que ha empeorado la experiencia de sus usuarios a propósito. Es pegarse un tiro en el pie, es traicionar a Google y esperar que te premie.

Tal y como te comenté en mi artículo sobre los refritos en el SEO, Google es algo vivo, que sigue creciendo y aprendiendo cada día. Al final, acaba pillándolos a todos.

Escribiendo cada día una media diaria de 3000 palabras, he trabajado para toda clase de clientes, y siempre veo un patrón en los artículos que mejor posicionan.

Cada persona toma sus decisiones con sus propios negocios y lo respeto. Pero no te creas que me callo las cosas, nunca lo hago porque si no, no me quedo tranquilo.

Normalmente me hacen caso, pero algunas veces no... por eso creo que el mejor consejo que podría dar es sobre la mentalidad.

La mentalidad lo es todo

Cuando creas contenido que pretendes posicionar tienes que hacerlo desde la mentalidad correcta. Cuando el objetivo es crear contenido de alta calidad para ayudar a los demás, no hay trucos que te puedan superar.

Piensa en cuál es la misión de Google, ellos lo dejan bien claro:

Todo lo que vaya en contra de esto queda fuera de las primeras posiciones. Aunque en mis formaciones SEO he visto que hay otros 200 factores que influirán en tu posicionamiento, el contenido y la mentalidad con la que este se crea esta muy infravalorada.

¿Con esto qué quiero decir? Pues que no basta con cumplir una intención de búsqueda, hay que hacerlo lo mejor posible y aportar más. Si esto significa crear contenido más extenso o más corto, combinar lo mejor de cada fuente para el objetivo de búsqueda, enlazar hacia otras webs de autoridad a riesgo de perder la visita... se hace, además esto último con enlaces follow para demostrarle a Google tu buena fe y que no intentas manipular los resultados del buscador.

Si no lo haces tú, otro lo hará y se llevará todas las visitas.

¿Qué pasará cuando eres generoso? Que, ¡oh, milagro!, tu web posicionará, ganarás tráfico y convertirás más. No todos están dispuestos a dar este paso, y puede que precisamente por esto es fácil posicionar así.

Lo he visto con mis propios ojos: artículos que en una semana se colocan en top 3 o en primera página para una keyword muy buscada y competida. Todo porque fueron más generosos que su competencia, o incluso enlazando a esos contenidos contra los que luchaban, siempre que sea es para añadir un valor.

El SEO no es una GUERRA ni una competencia. Entre todos, tenemos que hacer de internet un lugar mejor.

Todo esto no es solamente porque los enlaces follow den buenas señales a Google (en el fondo estás vinculándote con las webs a las que enlazas) o porque cubras mejor la intención de búsqueda. Google sabe cuándo le mientes con un nofollow… sabe mucho más de lo que tú crees.

A Google no se lo puede engañar para siempre

Cuando tienes la mentalidad correcta, la buena intención, haces las cosas bien sin darte cuenta, añades el máximo valor y dejas de preocuparte sobre las reglas del juego, porque lo estás dando todo. Sin chorradas. Eres auténtico e íntegro con tu propósito. Al menos esa es mi mentalidad con los artículos.

Mi conclusión

Esto no va solo sobre estrategias para posicionar, es algo más transversal. Es una asignatura pendiente para muchos creadores de contenido.

La próxima vez que quieras redactar un artículo piensa en mí, hazme caso y verás qué ocurre si aplicas todo esto. Crea un artículo con el único objetivo de convertirlo en el mejor del mundo sobre ese tema, sin manipulación ni relleno. Si el texto te lo pide, no tengas miedo de aportar enlaces internos o externos, sin etiquetas nofollow ni chorradas.

Haz lo que sea para añadir valor a la vida de tu lector, y tarde o temprano esto se te devolverá.

Verás que el mundo no se acaba por abandonar viejas creencias y que creces personalmente en el proceso…  Posicionándote mejor en el SEO y en lo personal. Lo mejor es que cada vez te saldrá de forma más natural.

Recuerda ser generoso y nada te podrá salir mal.

Si necesitas ayuda para crear ese tipo de contenidos, puedes contar conmigo.

¿Oye... y si trabajo para ti?
Como ya he explicado en otras secciones y artículos de esta web, llevodedicándome al mundo de la redacción desde alrededor de 2008. Empezó como unexperimento, un nuevo hobby. Ahí fue cuando empecé con algunos de mis proyectos, que fueron un absolutofracaso. De fracaso en fracaso, fui creciendo …