Hace tiempo que le estoy dando vueltas a esta idea de artículo, y es que creo que es vital saber escoger un buen redactor de contenidos, o redactor para blog. Lo contrario, es una pérdida de tiempo y, sobre todo, de dinero para ti.

He estado un tiempo contratando y despidiendo redactores ya, cuando he tenido el placer de ser redactor jefe para algunos de mis clientes. Escoger bien y coordinarlos es un trabajo duro, tengo que reconocerlo, pero ha valido la pena por todo lo que te revelaré hoy.

Si buscas un redactor, te ahorrarás un montón de disgustos siguiendo mis instrucciones.

Cambia tu mentalidad: No todo el mundo "sabe escribir"

Antes de darte un par de consejos, quiero que te saques de la cabeza tus prejuicios sobre la escritura (obviamente, si los tienes).  

Hay una creencia muy peligrosa que circula últimamente por ahí, y es el de personas que creen que escribir es algo fácil. No, no es así.

Escribir es, como muchas otras profesiones, un arte. Un arte que pocas personas se molestan en perfeccionar (aunque no hay texto perfecto). Un arte que solo es valorado por quienes tienen experiencia y han visto los resultados de un texto bien escrito.

Decir que escribir bien es fácil, es como decir que los amigos son buenos psicólogos. O que por leerte un libro sobre conducta animal, ya puedes ponerte a adiestrar perros. Totalmente falso.

Cuando conoces suficiente sobre cualquier disciplina, te das cuenta de que hay mucha más complejidad de la que parecía a simple vista. Créeme cuando te digo que una mala escritura puede destrozar tu autoridad y tu posicionamiento. Así que tenlo muy en cuenta.

No vayas por precio, ve por calidad

Cada vez más SEOs dejan bien claro que lo que importa es la calidad. Sin ir más lejos, el famoso SEO Romuald Fons lo decía en un vídeo el otro día (mira del 9:28 al 11:00)

¿Esto qué significa? Que cuando se te ocurra buscar redactores, no uses el precio como criterio. Yo lo he intentado y no funciona. Y mira que he insistido, pero no.

Lo barato sale caro. Un buen redactor no será barato.

Los redactores con experiencia y que dan buenos resultados valoran su tiempo. Necesitan pagar autónomos (al menos en España) y trabajan a tiempo completo.

Un redactor barato puede ser alguien que recién empieza o que está aficionado a la escritura, pero que no se dedica a ello seriamente. Además, los hay que reducen mucho su precio a costa de estafar (si, he dicho estafar) a sus clientes.

¿Que cómo? Pues utilizan técnicas totalmente prohibidas en el mundo de la redacción para sacarse el trabajo de encima rápidamente y ganar más dinero en menos tiempo, como el plagio. Simplemente, copian y pegan texto de otras webs y lo consideran "trabajo hecho".

Piensa con lógica: nadie regala duros a cuatro pesetas. Si no ¿cómo es posible que cobren tan poco?  

¿Te quieres exponer a eso? Si contratas a un redactor muy económico vivirás con la constante preocupación de no saber cuándo te la jugarán. Y a mí me la han intentado jugar muchas veces.

Así que ya sabes, cuando escojas a un redactor no mires tanto el precio y observa más qué te puede aportar.

redactor de contenidos encontrar

Escoge al redactor adecuado

Hay miles de redactores que pueden hacer un mismo trabajo, pero los hay que lo pueden hacer mejor. Para escoger al redactor ideal para tu nicho, web o blog debes tener en cuenta tres factores.

  1. La especialidad
  2. El dialecto/idioma
  3. La forma en cómo escribe

1. La temática

Es importante que tu redactor conozca a fondo el tema del que vayáis a hablar.

Por ejemplo, yo tengo una carrera en psicología y se me dan especialmente bien los artículos que hablan sobre:

  • Bienestar (humanos y mascotas)
  • Psicología y conducta (humanos y mascotas)
  • Desarrollo personal
  • Productividad

Aunque no es lo único que define a mis clientes. De hecho, cualquier redactor debe ser versátil. Y es que a veces te contratan por otros factores y habilidades.

2. El dialecto

Dependiendo de tus objetivos, el dialecto (de español) en el que escriba el redactor puede ser importante.

Sobre todo cuando se trata de los dialectos, hay ciertas manías muy difíciles de cambiar.

Ve a por un redactor que hable el mismo idioma que tu target.

  • Si estás creando una web para lectores mexicanos, contrata redactores mexicanos.
  • Si estás escribiendo para españoles, contrata redactores españoles.
  • Etc.

Conozco gente que quiere artículos escritos en español de España pero contrata a personas de otros países y eso te dará textos escritos en chileno, argentino o venezolano, que no acaban de llegar al nivel de un nativo de España.

Lo mismo se debería implicar en otros idiomas: si tienes un blog inglés, contrata a ingleses nativos si puedes o si tienes uno de target en Chile, contrata a redactores chilenos.

Esto es así: Si quieres obtener los mejores resultados, ve a por nativos. No hay otra. Otra cosa, muy diferente, será si pretendes tener un blog o web escrita en español neutro. Eso, con un poco de experiencia, lo saben hacer la mayoría de redactores.

Pero ten claro que si tu audiencia es gente de país específico, deberás contratar a un redactor nativo o hacer que alguien nativo lo edite.

3. Te gusta cómo escribe

La mayoría de mis clientes me contratan por cómo escribo, más que si sé sobre uno u otro tema.

Al fin y al cabo, cuando llevas unos cuantos artículos escritos sobre un tema que no conoces bien empiezas a convertirte en un especialista sobre la materia. Lo mejor, es que te acaba gustando.

Si te gusta mucho cómo redacta un redactor específico, no lo dudes y ve a por él. El conocimiento se puede adquirir fácilmente, pero el estilo de escritura cuesta más de cambiar. Tendrás un buen punto de partida, a pesar de requerir cierta formación.

encontrar redactor

Dónde encontrar un buen redactor de contenidos

Ahora que sabes qué cualidades debe tener tu futuro redactor, ¡es hora de ponerte manos a la obra!

A la hora de buscar un redactor te toparás con toda clase de opciones. Permíteme comentarte las que he usado yo:

Plataformas como Workana o Fiverr

Una primera idea, que suele ocurrírsenos a la gran mayoría (tanto redactores como emprendedores) es recurrir a las plataformas.

Al fin y al cabo cuando te inscribes en una ya pareces tener medio camino recorrido. Ahí tienes infinitos candidatos potenciales que, dependiendo de la plataforma, compiten por ti y te proponen precios de todo tipo.

También está la ventaja de las puntuaciones: Antes de contratar a un redactor, puedes ver qué experiencia han tenido otros contratantes con él (si tiene valoraciones, claro).

La parte mala es que el uso de estas plataformas puede salirte caro. Piensa que están ahí por algo. Todas le cobrarán una comisión al redactor por cualquier trabajo, lo que significa un aumento de los precios. A largo plazo, no sale a cuenta.

Redes sociales

Mis colegas de los canales de Telegram me van a matar, pero huye de las redes sociales para contratar redactores.

No te fíes de alguien que solo tiene un nombre de usuario en un chat encriptado. Pueden hacer de todo con tus encargos... Por eso mismo suele ser el lugar donde más tirados de precio están los redactores. Pero el 90% cometen plagio constantemente, como ya te he comentado.

En las redes sociales puedes cambiar fácilmente de identidad, y hasta desaparecer. En tu propio blog o web, no. Lo mejor es contratar a alguien que se expone y muestra abiertamente su trabajo, sin trampa ni cartón.

Contactar directamente a un profesional

Si sabes buscar bien, o alguien te los recomienda, siempre puedes contactar a personas que se dedican a la redacción a tiempo completo, para los que esto ha pasado de ser un hobby a una profesión.

No es por nada, pero esta es la mejor opción que conozco. Un redactor profesional, que lo único que hace es escribir, está constantemente empapado por la escritura y conoce una gran diversidad de temas. Además, aprende y desarrolla poco a poco muchas aptitudes (como la escritura persuasiva) que sumarán calidad al trabajo que te entregará.

Normalmente, estos redactores tienen un precio algo más elevado que el resto. Y si, vale la pena.

Son personas que tienen perfiles públicos, con blogs y tarifas públicos, como yo (el burro delante, para que no se espante), o mis colegas Roger García, Julio Guevara,  Steven Rojas, Joel Arturo Cortez  o Jesús Santaella.

Si los perfiles que te he pasado no encajan con tus necesidades, siempre tienes un directorio como este donde encontrarás muchos más candidatos, por provincias (por lo que te he comentado del dialecto y el idioma).

redactor freelance de contenidos

Cómo hacer tu encargo

Lo ideal será que contactes directamente con el redactor que elijas y le comentes brevemente tus necesidades. Hay redactores que, por demanda, pueden tener una disponibilidad limitada.

Si puedes, comunícate siempre que puedas por correo. Esto hace la organización mucho más sencilla. Además, las llamadas, chats y redes sociales se pueden volver muy invasivos en el trabajo, sobre todo cuando no tienes uno si no 5 o 10 clientes. Precisamente por eso yo he dejado de dar mi teléfono.

Léete bien la información sobre el redactor

Antes de contactar a un redactor, asegúrate de leerte bien sus condiciones de trabajo y preguntas frecuentes (si tiene). Mira las mías para que te sirvan de ejemplo.

Hacer esta breve lectura aclarará muchas cosas de antemano, y os ahorrará mucho tiempo de negociación. Algo que los redactores freelance agradecen, ya que el tiempo es oro. Esto es algo primordial, y si no lo respetas puede que pierdas el contacto.

Precisamente, por eso mismo, ten paciencia con tu redactor. Ten en cuenta que tendrá que acudir a muchos encargos y clientes distintos. No eres el único que necesita algo, y tal vez él ya tenía 5 encargos pendientes y urgentes, antes de recibir tu mensaje (que, obviamente, no es menos importante, pero se sigue un orden).

Haced un artículo de prueba

Antes de hacer un gran encargo, es sabio hacer una pequeña prueba para que puedas ver a tu redactor en acción. Lo mejor es empezar con algo corto.

A partir de ese artículo, podéis retocar y definir el estilo que quieres tener en tu blog o web. También te servirá para ver cómo trabaja el redactor, ya que no es lo mismo la teoría (y el currículum) que la práctica. Verás cómo podría ser el trabajo futuro juntos, y te harás una idea de si quieres seguir trabajando con él o no.

Si no fuera así, no tiene por qué haber dramas. Simplemente, puedes dejar de contactarle o decirle, asertivamente, que al final has escogido a otro redactor.


Espero que todo esto te haya servido de ayuda, y ya sabes, ¡si buscas un redactor siempre sigue estas directrices y no te podrás equivocar!

Recuerda que yo también soy un redactor de contenidos y que estaré encantado de ayudarte.

Por otro lado, si te ha gustado este artículo puedes suscribirte para no dejar de recibir nuevo contenido.